A MEDIO SIGLO DEL TÍTULO NACIONAL Noticias

El 14 de diciembre de 1970, la selección de Mar del Plata se impuso ante Mendoza por 2 a 1 y se quedó con el campeonato argentino


Foto: Diario La Capital

Hace nada más y nada menos que cincuenta años, el fútbol marplatense escribía una de sus páginas más gloriosas. Para aquel entonces, fue la página dorada de una entidad que lograba llegar hasta instancias definitorias pero no alcanzaba el título. Sin embargo, en la Copa "Beccar Varela" de 1970 o popularmente conocida como el Campeonato Argentino Interligas, la "Roja" dirigida por el "Negro" Pacheco iba a alzarse en lo más alto de aquel certamen.

Casi un mes antes de la conquista, el 15 de noviembre, la selección marplatense iba a protagonizar la famosa epopeya en Olavarría donde tuvo que ser retirada del campo de juego por tanques blindados que los acompañaron hasta el regimiento militar para poder volver a "La Feliz" con el título provincial.

Poco tiempo después, daría inicio el cuadrangular en el mítico Estadio "San Martín". En la primera fecha, los locales ganaron 1 a 0 ante Rosario (Loyola) y en la segunda, 4 a 2 a Córdoba (Miori, Miccio, Parodi y Ripke) . El equipo estaba consolidado y luego de lo que habían vivido en la fase previa, hermanados.

Finalmente, llegó el 14 de diciembre. El último partido del cuadrangular que más que eso era una final. La copa que tanto esquivaba a Mar del Plata pero que aquel año iba a quedar en la ciudad. El rival a vencer era Mendoza que también venía de buenas pero que en los primeros 45 minutos sufrió las variantes ofensivas de la Roja.

Primero, Picabea, de tiro libre, golazo por donde entró la pelota y por la distancia a la que estaba para patear. 1 a 0. Después, Miccio, con una corrida formidable para ingresar al área y estampar el 2 a 0 antes del descanso. En el complemento la historia se complicó desde el resultado pero nunca en lo actitudinal. Es que Mendoza puso el 2-1 pero los de Pacheco, con el palmarés de Olavarría en el lomo, no le iban a tener miedo a la mínima diferencia en el marcador.

El pitazo final provocó una explosión tanto en las tribunas como dentro de la cancha. Jugadores, cuerpo técnico, dirigentes e hinchas se hicieron uno solo para darle al fútbol marplatense la estrella que tanto merecía y escribir una de las más gloriosas historias que hacen a la Liga.